Blog posts

El progreso y la bicicleta van de la mano en Senegal

El progreso y la bicicleta van de la mano en Senegal

Uncategorized

En Europa, la bicicleta es un medio de transporte habitual para que los niños puedan ir al colegio es un vehículo más. En cambio para los niños senegaleses, la bicicleta es un símbolo de progreso que les permite escapar de la pobreza que le rodea. Gracias a la bicicleta, los jóvenes pueden ir al colegio aunque esté a más de ocho kilómetros de sus casas. Con ella construyen a golpe de pedal su futuro.

A estos niños no les importa levantarse temprano para aprender cada día algo nuevo, el inconveniente es la distancia a la que viven de las escuelas, pues tienen que recorrer muchos kilómetros diariamente para llegar. Por ello, la Fundación Bicicletas sin Fronteras, consciente de esta situación, ayuda a los niños de una región senegalesa, Palmarín, para que tengan la oportunidad de ir al colegio de una forma más rápida. Un medio de transporte que en Senegal significa un paso hacia el progreso.

Esta iniciativa lleva en marcha desde el 2012 con dos objetivos fundamentales: crear puestos de trabajo en su taller de bicicletas para personas en riesgo de exclusión social y mejorar las condiciones de vida de personas sin recursos que necesitan la bicicleta como medio de transporte para ir al trabajo o a la escuela. Bicicletas sin Fronteras es un proyecto social sin ánimo de lucro de la Fundación Utopía que trabaja codo con codo con la solidaridad para ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas sin recursos por medio de este transporte de dos ruedas.

Niñas senegalesas con sus bicicletas para ir al colegio. / Foto: ABC
Niñas senegalesas con sus bicicletas para ir al colegio. / Foto: ABC

El proyecto se encarga de dar a estos niños bicicletas nuevas, fabricadas en el taller de la fundación y otras donadas. Por desgracia, las bicicletas donadas suelen estar en tan mal estado que a los dos días de repararse están rotas, con lo que van a dejar de recogerlas por las ciudades de España.

Para esta fundación, la bicicleta es un símbolo de solidaridad con el otro, de generación de puestos de trabajo y de una movilidad hacia el futuro. Para ellos la bicicleta es el símbolo del progreso.

Desde que comenzó este proyecto ya se ha donado aproximadamente 1.800 bicicletas en el continente africano y la India por medio de financiación privada, sin ayudas públicas. De momento en Palmarín ya han entregado 300 bicicletas con el propósito de que los niños accedan a las escuelas y aprendan también a cuidar su vehículo. Inicialmente el criterio para la entrega de bicicletas se basaba en las distancias; primero a los niños que vivían más lejos con distancias comprendidas entre los 12 y 8 kilómetros de las escuelas, y ahora han decido ponderar según las notas que saquen.

About the author

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *