Blog posts

Londres alcanzará la cima del mundo bicicletero

Londres alcanzará la cima del mundo bicicletero

Uncategorized

Los timbres de las bicicletas son el único ruido relacionado con el transporte que se escucha en Londres. Ya apenas hay bocinas de coches, ni rugidos de motores en las vías. Con los años la bicicleta ha ido ganando la batalla al coche. Londres se ha convertido en una ciudad verde.

Gracias a la sustitución del vehículo privado por la bicicleta, Londres, ha reducido en poco tiempo y de forma notable sus cifras de contaminación. En el año 2000 el protagonista de las calles era el coche ya que cerca de 137.000 personas lo usaban, mientas que la bicicleta no rondaba ni los 12.000. En cambio en 2014, los amantes de las bicicletas aumentaron exponencialmente. Las cifras crecieron hasta llegar a los 170.000 usuarios que usan este medio de transporte de forma habitual, mientras que el del coche se redujo hasta 77.000 personas.

Este cambio se ha producido gracias a la implantación de políticas estratégicas, inversiones económicas y la concienciación de los ciudadanos, con el objetivo de llegar a ser una ciudad más verde donde se pueda respirar un aire más puro.

Estacionamiento de bicicletas en Londres. / Foto: El Definido
Estacionamiento de bicicletas en Londres. / Foto: El Definido

La reducción de los coches en Londres se debe sobre todo a las tarifas de congestión implantadas en 2003, bajo el mandato del alcalde laborista Ken Livingstone. Este proyecto es un sistema de cobro para automóviles que viajan dentro del cordón central de Londres entre las 7:00 y las 18:00 horas de lunes a viernes. El coste diario es de 11´5 libras y funciona en base a detección automática de matrículas. Nada más instalarse este sistema disminuyó drásticamente el número de coches en el centro de Londres, llegando a reducir en 2013 un 10% el uso del vehículo privado. La candidata a la alcaldía de Londres, Rosalind Readhead llegó a proponer la expulsión de todos los automóviles del centro de la ciudad en un plazo de cuatro años con el fin de aliviar la contaminación, como ya se ha hecho en Milán y Roma. Otro factor que ha influido en la bajada del uso del coche es el excelente transporte público de Londres.

En lo referente a la promoción del uso de la bicicleta en estos años Londres ha financiado en gran medida el fenómeno de las dos ruedas, como la transformación de calles, creación de ciclovías y rediseño de intersecciones. Una de estas inversiones exitosas fue el programa de alquiler de bicicletas llamado Santander Cycles que comenzó su andadura en 2010. Es un programa que en 2014 ya contaba con 11.500 bicicletas y 742 estaciones que ha convencido a muchos dudosos a sumarse al desplazamiento mediante las dos ruedas.

Otro proyecto han sido las enormes carreteras reservadas para ciclistas que van desde los suburbios de Londres al centro, facilitando el ir y venir de trabajadores al círculo interior de la metrópolis. Un proyecto de movilidad sostenible que puede implantarse en más países para que al final entre todos acabar consiguiendo un mundo más verde.

About the author

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *