Hemos tenido el placer de entrevista para nuestra sección ‘Mobility Leaders’ a Silvia Casorrán, responsable de la bicicleta en el Área Metropolitana de Barcelona (AMb). Nos ha contado pormenorizadamente en qué consiste el proyecto ‘FutureMOB’, cuáles son sus objetivos y cómo participar. Además, nos ha revelado alguna de las estrategias y medidas para favorecer la movilidad sostenible que están llevando a cabo desde AMb.

¿En qué consiste el proyecto ‘FutureMOB’?

El objetivo general del proyecto ‘FutureMOB’ es fomentar la movilidad sostenible no solo durante los tres retos mensuales sino también más allá de ellos. Es decir, el propósito de esta iniciativa es favorecer el cambio de nuestros hábitos de transporte hacia otros más sostenibles, eficientes y activos. Así lo explica Silvia Casorrán: “lo importante es que las personas que estén participando, además de moverse durante el reto de forma sostenible y saludable, cuando acabe el mismo hayan hecho este cambio de comportamiento”.

De esta forma, en el ‘FutureMOB’ se promueven distintas alternativas al uso del coche y de la moto en los desplazamientos diarios. Además de contabilizar también el teletrabajo. Y se hace a través de los tres retos mensuales, los cuales, además de perseguir un mismo objetivo común, también cuentan con una temática específica.

Los tres retos mensuales

El primer reto ‘Haz Salud’, que finalizó el pasado 15 de octubre, ha fomentado la movilidad activa. Este tipo de movilidad es “saludable para la persona que la practica y para la ciudadanía”, añade Casorrán. El segundo de ellos es el de ‘Muévete con cordura’, en el cual se promueven los desplazamientos en las ‘horas valle’ y el teletrabajo. Finalizó el pasado 15 de noviembre, dando comienzo el tercer reto, ‘Compra local’. En él, se premian los desplazamientos sostenibles a los comercios locales.

El compromiso del Área Metropolitana de Barcelona con la movilidad sostenible no se limita solo al proyecto ‘FutureMob’, del cual es entidad organizadora. También se están llevando a cabo otras muchas medidas y actuaciones. Nos lo cuenta en la entrevista para Mobility Leaders Silvia Casorrán.

Entre todas las medidas, Casorrán destaca las zonas bajas en emisiones, la red de aparcamientos seguros para bicicletas, el servicio público de bicicletas eléctricas o la línea referente a la educación vial son algunas de ellas.

La influencia de la Covid-19 en la movilidad

A pesar de la tragedia que está suponiendo la pandemia de la Covid-19, la misma también nos está dejando otras lecturas. Nos estamos replanteando como sociedad nuestro estilo de vida, de consumo y también de transporte. La responsable de bicicleta del AMB extrae una conclusión muy interesante de los días que estuvimos confinados: “algo positivo fue que los ciudadanos pudimos valorar lo que es una ciudad sin humos y sin ruido. En Barcelona pasó algo increíble: tortugas anidaron en las playas, se vieron en las costas barcelonesas delfines, ballenas… una fauna que nunca antes se había visto. Y todo gracias a que el ser humano estuvo ausente por unas semanas”.

La pandemia también está demostrando que es más dura y grave en aquellos lugares con mayor contaminación. Ante esto, Silvia Casorrán manifiesta que es fundamental “apostar por la movilidad sostenible” destinando más recursos y emprendiendo más políticas para reforzarla. Por tanto, la Covid-19 no ha hecho más que acentuar las necesidades en materia de movilidad que las ciudades ya presentaban antes del confinamiento.

Por todo ello, la responsable de bicicleta del AMB considera que la situación generada por la Covid-19 ha contribuido a “generar una mayor concienciación social” y desea que “el FutureMOB sirva para contribuir a este cambio de comportamiento en la movilidad diaria”, puesto que es uno de los factores que contribuyen a la contaminación de nuestras ciudades. Los resultados son excelente: los casi 400 participantes han recorrido cerca de 48.000 kilómetros sostenibles y gracias a ello se han ahorrado más de 12 toneladas de CO2 a la atmósfera.