El segundo episodio de la nueva sección ‘Ciudades Sostenibles’ tiene a Albacete como protagonista. Si en el capítulo inaugural conocimos el trabajo y las actuaciones en materia de movilidad de Pozoblanco, en esta nueva entrega hacemos lo propio con la ciudad albaceteña.

Para ello, contamos con el testimonio de José González, quien es concejal de Movilidad Urbana de su ayuntamiento. González nos explica la apuesta por la movilidad sostenible de Albacete.

Albacete, un lugar ideal para pedalear

La capital de provincia castellano manchega es una de las ciudades españolas que guardan una mayor y más estrecha relación con la bicicleta. Esta afirmación se sustenta en que Albacete es la ciudad con mayor densidad de carril bici por habitante en nuestro país. La cifra exacta es de 1,10 metros por cada albaceteño.

La red de carriles bici alcanza los 190 kilómetros repartidos en carriles urbanos, en caminos rurales y también en carriles bici interurbanos. Dentro de esta última categoría, José González destaca el que conecta Albacete con su pedanía de Tinajeros. Además, continúa hasta el municipio de Valdeganga, siendo así uno de los carriles bici más extensos de toda Europa.

Por ello, Albacete es una ciudad ideal para optar por la bicicleta como medio de transporte, a lo que hay que sumar su orografía y distribución. Pero estas condiciones no son suficientes para garantizar que los vecinos se desplacen de esta forma. También es necesario ofrecer más infraestructuras y desarrollar otro tipo de actuaciones.

Apuesta por la movilidad ciclista

El ayuntamiento albaceteño y en concreto la concejalía de Movilidad Urbana, siendo conscientes de ello, están poniendo en marcha diferentes medidas destinadas a apostar por la bici. José González detalla algunas de las más relevantes, como recuperar “el sistema de préstamos de bicicletas». Asegura que llevaba ya «un tiempo sin funcionar y que era una de las prioridades para este equipo de gobierno”.

Alrededor de 1.500 bicicletas están en las calles de Albacete disponibles para sus vecinos, repartidas en 32 puntos de préstamos. Según el concejal, los precios son “muy asequibles que van de entre los 20 a los 40 euros según hablemos de bicicletas eléctricas o no”. Por otro lado, para las bicicletas privadas, el consistorio también está implementando nuevos aparcamientos seguros. Hasta el momento, la cantidad asciende a 1.500.

A pesar de ser la ciudad con mayor densidad de carril bici por habitante, también se está trabajando en aumentar los kilómetros de la red. De momento, se están realizando las actuaciones pertinentes en las carreteras de Jaén y de Valencia. Todas estas medidas específicas, sumadas a otras complementarias como la modificación en la ordenanza municipal para limitar la velocidad del tráfico a 30 km/hora, están dando resultados positivos. González asegura que, en relación con el año pasado, el uso de la bicicleta como “medio de transporte ha subido en torno a un 10%” en la ciudad.

Movilidad sostenible en Albacete

Las medidas, en el marco del EDUSI y PMUS

Todas estas actuaciones responden a las necesidades en materia de movilidad que se detectaron gracias al Plan de Movilidad Urbano Sostenible (PMUS). Según el concejal de Movilidad Urbana, este es “el documento estratégico que pretende diagnosticar la movilidad de la ciudad y establecer una serie de estrategias para orientarla hacia hábitos más sostenibles”. Se trata de la base para promover la movilidad sostenible en Albacete.

Por tanto, en dicho documento se plasman las diferentes medidas. Estas tienen como objetivo racionalizar el uso del coche en favor de otros modos de desplazamientos como son caminar, el transporte público, la bicicleta, etc.

El impulso de la movilidad sostenible en Albacete no se limita solo al PMUS. También se trabaja en ella con la Estrategia de Desarrollo Urbano, Integrado y Sostenible de Albacete. Tal y como afirma José González, con los fondos europeos EDUSI se han llevado a cabo “mejoras en nuestros viales y en nuestro entorno urbano”. De esta forma, se han generado “cambios en la accesibilidad y en el modelo de ciudad, poniendo al peatón en el centro de la misma”.

El objetivo general que persigue el ayuntamiento de Albacete con su trabajo en esta materia es, en palabras de su concejal de Movilidad Urbana, conseguir “una ciudad más ecológica, más saludable y con unos modos de movilidad mucho más sostenibles”.

Las peatonalizaciones, una medida clave

Y para ello, además de las actuaciones antes comentadas, se están emprendiendo otras medidas y acciones. Algunas de estas actuaciones llevan pensadas desde hace tiempo, pero no se han podido realizar hasta ahora. Una de las más importantes es la peatonalización de dos calles céntricas.

Tal es su envergadura que José González habla de “cambio histórico” al referirse a dicha actuación: “una de los más importantes es la peatonalización de las calles Rosario y Gaona, que se llevó a cabo en mayo. Con esta situación de la Covid-19, era más necesario que nunca. Por lo tanto, tenemos dos nuevas vías peatonales y la valoración en estos meses está siendo satisfactoria y los ciudadanos están ocupando estas vías, siendo el centro de las mismas”. En este sentido, adelanta que la voluntad del gobierno local es cumplir con su promesa electoral y peatonalizar todo el centro. Por ello, se está trabajando en el eje estratégico de las calles Ancha, Marqués de Bolín y Tesifonte Gallego.

Apuesta firme por la movilidad sostenible en Albacete

Pero las medidas que está tomando el ayuntamiento albaceteño no solo se materializan en las peatonalizaciones, sino que se complementan con otras de diferentes índoles. Por ejemplo, señala González que recientemente se ha llevado a cabo “la renovación de parte de la flota de autobuses urbanos, incluyendo unos autobuses híbridos que generan mucha menos contaminación” . También se han instalado “puntos de recarga eléctricos en la estación de autobuses”.

Buses híbridos en Albacete

Si al inicio de este artículo se explicaba el idilio de Albacete con la bicicleta, hemos de volver ahora también a tratar esta relación. Otra de las líneas en las que trabaja el consistorio castellano manchego para conseguir una ciudad más sostenible es impulsar el uso de la bicicleta. Especialmente, destaca su concejal de Movilidad Urbana la colaboración junto con la comunidad educativa para concienciar a los más pequeños en la utilización de la bici y de otras formas de transporte sostenibles. Esto puede suponer un elemento transformador: “se trata de hacer partícipes a los ciudadanos de hoy y también a los futuros ciudadanos de mañana para ayudar a cambiar el modelo de ciudad”.

Esta es la apuesta por la movilidad sostenible en Albacete. Pero no solo se limita a la movilidad. El objetivo es asentar un modelo de ciudad sostenible, ecológico y saludable. En ello se está trabajando a través de todas las actuaciones y medidas en las que hemos profundizado a lo largo de este artículo. En próximos capítulos de ‘Ciudades Sostenibles’, seguiremos buscando ejemplos por toda la geografía española de municipios comprometidos con la sostenibilidad.