El plástico es uno de los materiales más contaminantes para el medio ambiente. Por ello, cada vez más personas deciden repensar su consumo e iniciarse en el estilo de vida libre de plásticos. Para conocer en qué consiste, cuáles son las claves y cómo empezar, hablamos con Patricia Reina y Fernando Gómez, dos de los mayores expertos de España.

¿Qué es la vida libre de plásticos?

Dentro del zero waste, cabe destacar el estilo de vida libre de plásticos. Este material es uno de los más perjudiciales y contaminantes. Por tanto, no es de extrañar que el zero waste se centre especialmente en el plástico.

Patricia Reina afirma que el objetivo principal de este movimiento es “intentar que tu huella material en el planeta sea la mínima posible”. Tanto Patricia como Fernando decidieron hace unos años cambiar por completo su estilo de vida y sumarse a este objetivo.

El cambio de chip

Fernando explica que llegaron a un punto en que se hartaron de comprobar cómo el plástico rodeaba su día a día. Fue en 2015 cuando se dieron cuenta de que su “bolsa de reciclaje cada vez se llenaba antes y teníamos que tirarla más a menudo”. Nunca les había gustado consumir plásticos, pero por inercia de la propia sociedad iba cada vez más en aumento.

Decidieron entonces que había llegado el momento de actuar. AfirmaFernando que ni él ni Patricia son “de medias tintas” y se propusieron comprobar si eran capaces de “vivir sin generar residuos plásticos”. Asegura que de esta forma comenzó su aventura. A día de hoy, son dos referentes de este estilo de vida libre de plásticos en nuestro país.  

Claves para iniciar una vida libre de plásticos

Tanto Patricia como Fernando llevan bastantes años inmersos en este mundo y son ya unos expertos en la materia. Por este motivo, sus consejos son muy valiosos para aquellos que quieran repensar su estilo de vida e iniciarse en esta filosofía. El primer paso, según explica Patricia, es “mirar tu basura”.

Juntar la basura de envases que consumimos, por ejemplo, en una semana nos ayudará a ser conscientes de lo que generamos. Patriciaavisa de que realizar este ejercicio puede “impactar, porque es mucho”. No obstante, esto no debe desanimarnos: “una vez que lo tienes delante, puedes ver qué es lo que te resulta más sencillo y empezar por ello”.

Y es que no hay unos pasos preestablecidos o un esquema estándar que seguir. En realidad, es un proceso que depende de cada uno y de su estilo de vida, aunque sí que hay algunos aspectos comunes. Patricia expone alguna de las claves que suelen funcionar para todos los casos. “Salir de los grandes supermercados y comprar más en tiendas de barrio, a granel o en el mercado; pasarse, por ejemplo, a la cosmética sólida; utilizar jabón en vez de gel; reducir productos de limpieza, etc”.

En definitiva, Patricia aconseja “discernir entre lo que necesitas esencialmente y lo que puedes prescindir”. Además, recomienda también “empezar por lo fácil e ir pasito a pasito”, sin agobiarse si hay algún punto en el que te quedes atascado.

¿Es difícil llevar una vida zero waste?

La pregunta suele ser recurrente: ¿es complicado reducir nuestra basura y residuos? Realmente, no es tan difícil como pueda llegar a parecer. Eso sí, Fernando considera que requiere “un poco más de esfuerzo que si hicieses una compra normal”. Porque, habitualmente, hay que salir de los supermercados o comprar allí ciertos productos y el resto en otras tiendas “que te lo ponen más fácil”.

Sin embargo, no es tan sacrificado como pudiera aparentar. “Con pequeños pasos, te puedes quitar el 50% del plástico del día a día”, manifiesta Fernando. Y expone un ejemplo personal de cuando se inició en este estilo de vida.

Antes, él compraba las “frutas y verduras” en el supermercado y siempre usaba bolsas. Ahora, las compra en tiendas locales que le permiten otras alternativas al plástico. Porque esta filosofía “exige estar un poco más atento” pero permite conseguir “grandes cambios”. Además, con el paso del tiempo se va adquiriendo cada vez más experiencia: “a nosotros, por ejemplo, ya no nos cuesta mucho”.

Una concienciación cada vez mayor

Por otro lado, la dificultad para llevar una vida libre de plásticos es cada vez menor conforme pasan los años. Esto se debe a que cada vez somos más conscientes de la problemática que supone el consumo de plásticos. Patricia lo recuerda así: “cuando empezamos, mucha gente nos preguntaba que por qué lo hacíamos”. En aquel momento, muchos desconocían que el plástico “tuviera tantos problemas” y se sorprendían. Otros, ajenos al peligro de este material, les respondían que con reciclar ya era suficiente.

Pero en los últimos años se ha producido un aumento de la concienciación a nivel social. En algunos supermercados, se están incluyendo alternativas como “bolsas de malla para pesar la fruta y verdura”, que es un ejemplo de los “avances”.

E incluso las instituciones están tomando medidas. Patricia destaca de manera positiva que “en Europa, va a probarse en junio la prohibición de los plásticos de un solo uso de algunos objetos como las pajitas y los bastoncillos”. Además, en España, también está pendiente de que “salga la Ley de Reducción de Residuos”.

Sin duda, son pasos necesarios que hay que ir dando y son avances que se están produciendo. No obstante, Patricia opina que estas leyes no son lo suficientemente “ambiciosas para el problemón que tenemos”.

Reducir el plástico, necesario para todos

Al ser uno de los materiales más contaminantes, tiene un efecto perjudicial e importante sobre el medio ambiente. Sin embargo, cambiar nuestro estilo de vida no ayuda tan solo a nuestro entorno, sino también a nosotros mismos. Fernando resume la necesidad de repensar nuestro consumo y estilo de vida con esta frase tan certera: “lo necesita el planeta y lo necesitamos nosotros”.

Porque el plástico está presente ya en todo tipo de ecosistemas. Fernando expone un caso muy ejemplificador de la gravedad del asunto. Recientemente, se batió el récord de profundidad en aguas marinas. “A 10.000 metros bajo el mar, lo primero que se encuentran es una bolsa de plástico”, afirma Fernando. Se trata, por tanto, de una situación que hace hincapié en la necesidad de actuar.

Tal y como comentábamos antes, el plástico es perjudicial para el planeta, pero también para nosotros. Según Fernando, sin darnos cuenta estamos “comiendo, bebiendo y respirando microplásticos”. Por estos motivos, es urgente que “repensemos nuestra manera de consumo” porque, de no poner remedio, la situación llegará a ser insostenible.

Motivos para iniciarse en la vida libre de plástico

Esta tarea necesita la colaboración de cada uno de nosotros. Patricia y Fernando animan a todos aquellos que estén interesados a que den el paso y se inicien en la vida libre de plásticos. “Para nosotros ha supuesto una liberación”, afirma Patricia, “porque te vuelves mucho menos consumista y más consciente y crítica”. Fernando coincide en destacar “la liberación” y “el cambio de mentalidad; comienzas a ser más crítico con otros aspectos de la vida”.

Además de las claves que abordamos en este artículo, puedes encontrar muchos más consejos en el blog de los protagonistas: https://vivirsinplastico.com/. Nuestro planeta necesita que repensemos nuestro estilo de vida. Nuestro planeta… ¡y nosotros!