¿Cuánto CO2 emite una escoba voladora?

Se acerca el 31 de octubre, fecha en la que se celebra ‘Halloween’, fiesta de origen estadounidense pero que en los últimos años se ha asentado también en Europa y en España. Cuando hablamos de la también conocida como ‘Noche de brujas’ se nos viene a la mente lo más típico: calabazas, disfraces, las pelis de terror o el famoso “truco o trato” que los más pequeños recitan cuando piden caramelos a sus vecinos.

Pero… ¿Y qué relación tiene Halloween con la movilidad sostenible? Absolutamente ninguna, pero nuestro departamento de marketing ha logrado encontrarla. Desde Ciclogreen, queremos celebrar esta fiesta de una forma distinta y te traemos el top 5 de medios de transporte más sostenibles y terroríficos. Si eres capaz de acabar de leer tan ilustrado artículo, tienes un bonus track al final con 7 clásicos del cine de terror analizados desde la movilidad sostenible. Científicos de todo el mundo han colaborado en la redacción de este artículo y su veracidad está totalmente garantizada.

Además, no hemos querido dejar pasar la oportunidad de ver cómo quedaría nuestra app si se tiñese con los colores propios de Halloween. A continuación, os compartimos el resultado. ¡Por cierto! No sabemos cómo ha podido llegar el gorro de bruja hasta nuestro logo, pero nos inquieta mucho…

Halloween movilidad sostenible Ciclogreen

Formas de transporte sosteniblemente terroríficas

Siempre es posible desplazarse de forma sostenible y eficiente, incluso cuando estés en peligro por un apocalipsis zombi, ataque de abejas asesinas o en mitad de un tornado mortal. El miedo y el pánico no son excusas para dejar de apostar por la movilidad sostenible. Si tienes que escoger entre un tanque o una bicicleta en plena invasión alienígena, la decisión está clara (y si tiene cestita para llevar el desayuno aún mejor). En las películas típicas de Halloween, también encontramos formas de transporte más respetuosas con el medio ambiente que Drácula con sus invitados antes de zampárselos.  

A continuación, comparamos los distintos modos de desplazamiento que se utilizan en las películas de terror y fantasía más famosas con nuestras formas de transporte sostenibles. Estas son nuestras propuestas; ¿se te ocurre alguna otra más?

  • Modo zombi: Andar siempre es la forma de desplazarse más sostenible, incluso cuando eres un zombi. Recuerda que, si te conviertes en uno, ralentizas considerablemente tu ritmo y tardarás mucho más en llegar a tu destino. De hecho, en Ciclogreen ganas hasta 1.000.000.000 de ciclos por ir a trabajar en modo zombi (aunque este modo es algo habitual entre muchos empleados a primera hora de la mañana).
  • La bici de E.T.:  mítica es la imagen del extraterrestre más entrañable junto a su amigo sobrevolando el bosque en bicicleta. Podemos intentar reproducirla si realizamos unos cuantos ajustes a nuestra bici, como incorporarle unos ruedines. Eso sí, os recomiendo que probéis primero sobre llano y lejos de los acantilados, por si acaso no funcionase.
  • Escoba voladora: vehículo casi cien por cien respetuoso con el planeta ya que no genera emisiones durante el uso. No es descartable que, al igual que hoy en día ocurre con los patinetes eléctricos, en aquella época las brujas recargasen la batería de sus escobas voladoras antes de utilizarlas. La pregunta es cómo.
  • Carruaje de Drácula: el vampiro más famoso contaba con un gran carruaje para poder moverse por toda Transilvania. Depende de la película encontramos carruajes con tracción animal, tracción animal-espíritu o directamente levitación. Suponemos que eran los diferentes acabados y motorizaciones de la época, algo así como híbrido, semi- híbrido o eléctrico en la actualidad. Aunque en la película no aparezca, Drácula compartía coche –perdón, carruaje- con otros colegas vampiros que vivían cerca del castillo para ahorrar gastos.
  • Teletransporte: no sabemos muy bien que tecnología se esconde detrás del teletransporte, pero destruir partículas, enviarlas de forma inalámbrica para posteriormente recomponer todo a nivel atómico en cualquier punto de la galaxia, no suena precisamente sostenible.  Por eso ocupa el último lugar de nuestro ranking.

Bonus: Noche de cine y de terror

Este año, a causa de la Covid-19, va a estar complicado poder salir disfrazados para pedir caramelos por las casas del vecindario. No obstante, te proponemos otro plan alternativo que resulta también ser un clásico de esta ‘noche de brujas’: ¡ver películas de terror!

Así que este Halloween prepara la manta y las palomitas, acomódate en el sofá y disfruta con tu pareja, familia o amigos de estas pelis que nuestro comité de sabios con bata blanca y desconcertante tic ocular ha seleccionado para ti:

  1. ‘Saw’ (2004): no podía faltar este clásico en nuestra terrorífica lista. ¿Por qué un asesino psicópata no puede utilizar un triciclo para desplazarse? ¡Sembrar el pánico no está reñido con la movilidad sostenible!
  • ‘Death proof’ (2007): en esta película de Quentin Tarantino –era imposible no mencionar alguna obra de este director- descubrimos que las emisiones de CO2 no son el único peligro que representan los coches. Seguro que las protagonistas se arrepienten de montarse en el coche de Mike Mckay en lugar de utilizar el metro o el bus.
  • ‘La matanza de Texas’ (1974): compartir coche es una práctica muy recomendable para que nuestros desplazamientos sean más eficientes y sostenibles. Eso sí, no evita que durante el trayecto que una familia de caníbales con una sierra mecánica quiera ‘saludar’ a los pasajeros del vehículo.
  • ‘El diablo sobre ruedas’ (1971): que mientras conduces tu coche, el conductor de un camión intente asesinarte debe de ser un poco estresante. Es lo que le ocurre al protagonista de esta película de Spielberg que tras el rodaje dejó su carrera de actor para abrir una autoescuela especializada en amaxofobia.
  • ‘Hereditary’ (2018): cuando nos desplazamos, es fundamental respetar las normas de tráfico como no sacar el brazo o la cabeza por la ventanilla. Si no, que se lo pregunten a los protagonistas de esta película.
  • ‘Terror Train’ (1980): los trenes no son un buen lugar para montar fiestas, y menos si acude un excompañero de la universidad que sufre cierto trauma por culpa de los propios organizadores de la fiesta.
  • ‘Rastros de sangre’ (2006): un ciudadano comprometido con el medio ambiente y que va en bicicleta, es un buen ciudadano, no obstante, puede darse el caso que, como en esta película, sea un asesino que utilice la bici para ir sosteniblemente en busca de sus víctimas.
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *