El cambio climático, detrás de la pandemia

Un gran número de investigaciones tratan de dar respuesta a una de las preguntas más actuales: ¿cómo surgió la pandemia del coronavirus? Una de las investigaciones más recientes apunta al cambio climático como una de sus posibles causas.

El cambio climático, detonante de la pandemia

A lo largo de estos años, las consecuencias generadas por el cambio climático han sido notorias. Deshielo, temperaturas extremas, inundaciones… y propagación de enfermedades. En relación con esto último, cada vez gana más fuerza la teoría que afirma que el calentamiento global y sus efectos están relacionados con la situación generada por la Covid-19.

Es una de las conclusiones que se extrae de la investigación publicada en la revista ‘Science of the Total Environment’. Dicha revista internacional y multidisciplinar recoge estudios y artículos científicos relacionados con el medio ambiente.

La investigación ha sido realizada por los autores Robert M. Beyer, Andrea Manica y Camilo Mora. Los tres autores pertenecen al Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge.

El aumento de murciélagos en Yunnan

Esta investigación parte del posible origen de la pandemia: la zoonosis. Es decir, la zoonosis son enfermedades de origen animal que han sido trasmitidas a los seres humanos. En el caso de la Covid-19, se estima que, muy probablemente, proceda de los murciélagos.

Este estudio revela el aumento considerable de especies de murciélagos en la región de Yunnan, al sur de China, y las adyacentes en Myanmar y Laos. En total, se calcula que alrededor de 40 nuevas especies aparecieron en dichas regiones.

El murciélago es uno de los animales que más virus zoonóticos porta. Entre ellos, se encuentra el coronavirus. El aumento del número de especies provocó en estas zonas una mayor trasmisión local del virus entre los propios murciélagos.

El cambio climático, uno de los causantes

¿A qué responde el aumento del número de especies en estas regiones que, a su vez y como es lógico, generó una mayor transmisión del virus entre murciélagos? Pues la respuesta que dan los autores es clara: el cambio climático.

Según los investigadores, durante el siglo pasado se produjo un cambio notable de matorrales tropicales a sabanas tropicales y bosques caducifolios en la región de Yunnan. Este cambio en el hábitat provocó unas condiciones favorables que explican el aumento de las especies de murciélagos en la zona.

Además, se identifican las causas concretas relacionadas con el cambio climático que provocaron estas condiciones. Según los autores de la investigación, este cambio se debe a mayores niveles atmosféricos de CO2, al aumento de temperatura, a la alteración de los patrones de precipitaciones y a la disminución de la cobertura de nubes.

El cambio climático y la pandemia, una conexión real

Mayor probabilidad de transmisión a humanos

En condiciones normales, cada especie de murciélago porta un promedio de 2,67 coronavirus. En estos casos, no suele generar complicaciones. No obstante, al aumentar la transmisión entre los murciélagos y otras especies, se incrementa la probabilidad de que un coronavirus dañino para los seres humanos se desarrolle en la región en cuestión y se transmita a los humanos, como lamentablemente, acabó sucediendo.

Por tanto, según los investigadores, estas evidencias confieren al cambio climático un papel contribuyente en la transmisión del virus entre las especies animales. Una transmisión que, más adelante, se produciría también en humanos, dando lugar a la pandemia actual.

La actividad humana, una de las responsables

Ya en ocasiones anteriores se ha identificado al cambio climático como una de las posibles causas o detonantes de la pandemia. Por ejemplo, WWF España, en su informe Planeta Vivo 2020, señala el impacto humano como uno de los causantes.

Según la organización, nuestra incorrecta relación con la naturaleza favorece la aparición de este tipo de enfermedades que pueden derivar en pandemias, como el ébola, la SARS y, ahora, el coronavirus. La actividad humana acelera el cambio climático que, a su vez, genera mayores posibilidades de sufrir estas enfermedades. Por tanto, si queremos proteger nuestra salud, hemos de proteger también nuestro planeta.

Puedes consultar la investigación completa publicada en la revista ‘Science of the Total Environment’ haciendo clic aquí: Los cambios en la diversidad global de murciélagos sugieren un posible papel del cambio climático en la aparición del SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *