El Pacto Verde Europeo: una iniciativa ambiental

La Unión Europea ha definido su ruta estratégica para abordar las problemáticas medioambientales. Es lo que se conoce como el Pacto Verde Europeo. En este artículo, desgranamos los diferentes objetivos y medidas que dicho pacto establece.

Definición y acciones del Pacto Verde Europeo

La preocupación por el medio ambiente y nuestro planeta debe ser una preocupación a nivel mundial. La problemática del cambio climático y la degradación del medio ambiente afecta a todos los países del mundo. Ante esto, se antoja necesaria la colaboración internacional y también de los países miembros de la Unión Europea para abordar la problemática medioambiental.

Así las cosas y según se afirma en este mismo artículo, el Pacto Verde Europeo se puede definir como la hoja de ruta, como la estrategia a seguir. Los objetivos principales que se marca la UE en este sentido es conseguir una economía sostenible y alcanzar la neutralidad climática en 2050. En cuanto a este último fin, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen afirma que se está actuando para convertir a Europa en el primer continente con cero emisiones de gases de efecto invernadero.

El Pacto Verde Europeo complementa estos grandes objetivos con otros más específicos como la creación de empleo, la mejora de la calidad de vida y un medio ambiente más limpio. Según se afirma en el artículo antes mencionado, la Unión Europea pondrá en marcha diversas acciones encaminadas, fundamentalmente, en dos líneas.

La primera de ellas recoge las actuaciones para conseguir una economía limpia y circular que reduzca el uso de recursos. Y, en segundo lugar, se puede señalar una línea de acciones cuyo objetivo es reducir la contaminación medioambiental y reparar la biodiversidad. De esta forma, se pretende para 2050 sustituir la actual e imperante economía lineal por la circular que, a su vez, permita la neutralidad climática del continente europeo.

El Pacto Verde Europeo requiere de la colaboración de todos

Economía circular y respetuosa

Una vez conocidos los objetivos de este Pacto Verde Europeo, es necesario conocer cómo se materializará la estrategia. La Comisión Europea, a través de su página web oficial, asegura que el compromiso político se hará efectivo con la Ley Europea del Clima, que ya ha sido propuesta. Para conseguir una economía circular y respetuosa con el medio ambiente, destacan varias medidas. Entre ellas, se puede mencionar la inversión en tecnología verde, incentivar un transporte público más limpio y barato, la descarbonización o la colaboración internacional para impulsar leyes medioambientales.

Todos estos objetivos y propuestas de mejora se concretan en diferentes ámbitos de actuación. Uno de ellos es la biodiversidad, que según la definición de la RAE, es la “variedad de especies animales y vegetales en su medio ambiente”. En su web oficial, la Comisión Europea recalca la importancia de esta. La biodiversidad resulta esencial para nuestra existencia ya que proporciona alimentos, recursos, bienestar, etc.

Además, también es significativa: según la Comisión, la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza, lo que afecta directamente a la economía y al sector empresarial. Por ello, ante el problema de la pérdida de biodiversidad, la UE quiere poner en marcha medidas como proteger parte del suelo y los mares, restaurar ecosistemas y fomentar la agricultura ecológica.

Reducir las emisiones contaminantes

Otros de los ámbitos de actuación es la contaminación, pues como hemos comentado antes, la UE se ha propuesto para 2050 ser neutra climáticamente. Esto repercutirá en un aire y agua más limpios, para lo que es necesario gestos diarios como reducir el uso de plásticos. Pero también están previstas otras medidas enfocadas al tejido industrial, tales como reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o prevenir los accidentes.

En cuanto a la reducción de emisiones, entramos de lleno en otro de los ámbitos de actuación de este Pacto Verde Europeo: la movilidad sostenible. El transporte representa la cuarta parte de estas emisiones, siendo el transporte por carretera el que más contaminación produce en total. De esta forma, algunas medidas de la UE tienen que ver con la digitalización y descarbonización del transporte, incentivando el uso de combustibles alternativos y sostenibles. Aunque toda la sociedad debe colaborar en la consecución de estos objetivos, en estos dos ámbitos de actuación en especial, las empresas tienen mucho que decir y aportar.

Los 9 ámbitos de actuación del Pacto Verde Europeo

La energía limpia, la industria sostenible que cuente con ciclos de producción más respetuosos o abogar por un sector de la construcción más limpio son otros de los ámbitos que se señalan en la web oficial. En definitiva, líneas y ámbitos de actuación que pertenecen a la ruta estratégica para alcanzar los objetivos sostenibles y climáticos.

El presupuesto para el Pacto Verde Europeo

Para la consecución de estos objetivos, la Unión Europea tiene previsto movilizar 100.000 millones de euros desde 2021 y hasta 2027, además de prestar apoyo y asistencia técnica. La ayuda tanto financiera como técnica se intensificará a las sociedades, regiones y empresas que se vean más afectadas por esta transición hacia una economía circular y limpia.

El reto no es de la misma magnitud para todos y por ello la UE atenderá estas diferencias. El Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo ha sido diseñado para que el objetivo del 2050 se convierta en realidad. Dicho plan cuenta con las inversiones públicas tanto a nivel europeo como nacional y con la colaboración financiera también del sector privado. Se trata, por tanto, de una de las mayores partidas presupuestarias vistas hasta ahora para incentivar las inversiones sostenibles.

Las empresas y el Pacto Verde Europeo

Más allá de las posibles inversiones, las empresas deben colaborar en la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo por su RSC. Es decir, el compromiso que contraen con la sociedad en la que desarrollan su actividad ya es suficiente motivo como para actuar. Y más teniendo en cuenta que la cooperación del sector empresarial es fundamental en mucho de los ámbitos de actuación del Pacto.

Por ejemplo, en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ya dedicamos un artículo a este asunto. En él, enumeramos diferentes propuestas que podía emprender la empresa. Entre ellas, destacan sustituir los combustibles fósiles por la utilización de energías renovables: la energía hidráulica, la eólica, la solar, la biomasa, etc.

Este interés por reducir las emisiones merece especial atención en cuanto a los desplazamientos derivados de la actividad empresarial. Tal y como comentábamos anteriormente, el transporte es una de las causas más contaminantes. La compañía puede incentivar y fomentar modos de transporte más sostenibles. Por ejemplo, en el caso de los desplazamientos que tienen que ver directamente con la actividad, se puede favorecer el renting de vehículos eléctricos en lugar de los tradicionales.

Trabajando por el Pacto Verde Europeo

Por otro lado, la empresa también puede colaborar en que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del desplazamiento de sus trabajadores. Para ello, se puede posibilitar el teletrabajo y fomentar la movilidad sostenible para ir al puesto de trabajo.

Estos constituyen algunos de los ejemplos que permiten al sector empresarial colaborar en la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo. Porque es tarea de todos que se consiga un continente con una economía circular y limpia y que sea climáticamente neutro. Porque, además, los beneficios sobre la calidad de vida derivados de estas metas también los disfrutaremos todos.

Share