Día internacional contra el Cambio Climático y sus consecuencias

Una de las problemáticas medioambientales de mayor importancia y gravedad es, sin duda, el cambio climático. Si ya el calentamiento global supone un riesgo importante de por sí, a ello hay que añadir otros problemas derivados como la subida del nivel del mar o el incremento de los desastres naturales. El cambio climático y sus consecuencias son una de las principales preocupaciones a nivel mundial.

Por ello, nuestro planeta vive una situación crítica en este sentido. Tanto es así que cada 24 de octubre se conmemora el Día Internacional contra el Cambio Climático. Fue instaurado originalmente por las Naciones Unidas. Esta jornada está dedicada a la sensibilización, concienciación y visibilización de esta problemática, de sus graves efectos y de las necesarias soluciones.

El cambio climático y sus consecuencias

El cambio climático ha generado una delicada situación para nuestro planeta. En los últimos años los diferentes gobiernos regionales y nacionales y las distintas entidades, empresas y asociaciones han puesto en marcha medidas para combatirlo. No obstante, aunque estas acciones sean importantes y necesarias, no son del todo suficientes.

En los últimos años, han aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero, agravando así el cambio climático. Así se recoge en el artículo Cambio climático: el preocupante informe científico que alerta de cifras récord en el calentamiento global y de desastres naturales más catastróficos, de la BBC y firmado por Matt McGrath.

En dicho artículo encontramos cifras como el aumento del 0’2ºC de la temperatura global del planeta entre 2011 y 2015. Una dinámica que preocupa aún más si comprobamos que la tendencia de la emisión de gases contaminantes va en aumento. Por ejemplo, entre 2015 y 2019, la emisión de carbono creció un 20%.

Las consecuencias del calentamiento global

El aumento de la temperatura media de nuestro planeta trae consigo importantes consecuencias. Entre ellas, se puede mencionar el deshielo y la subida del nivel del mar. Esto, a su vez, provoca inundaciones, alteraciones en los ecosistemas, condiciones meteorológicas extremas, desaparición de flora y fauna, etc.

Pero la Unión Europea advierte que las consecuencias no son solo de carácter medioambiental. El cambio climático también trae consigo problemas sociales y económicos. Numerosos sectores que dependen de las temperaturas y las precipitaciones, como pueden ser la agricultura, la energía o el turismo, se ven muy afectados por esta situación. También se pueden señalar las pérdidas económicas generadas por las inundaciones. Según datos de la Comisión Europea, entre 1980 y 2011 se perdieron más de 90.000 millones de euros directos por este motivo. Además, los estudios demuestran que el cambio climático tiene un impacto perjudicial sobre nuestra salud.

personas reunidas contra el cambio climático

Cómo influyen nuestros hábitos

En el cambio climático entran en juego una importante cantidad de factores y variables, entre las que destacan las emisiones de gases contaminantes. Es necesario recordar en el día internacional contra el Cambio Climático que la mayoría de dichas emisiones de gases perjudiciales tanto para el planeta como para nuestra salud se deben a la propia actividad humana.

Por tanto, con nuestros hábitos en materia de consumo, transporte, ocio, industria, etc. estamos contribuyendo a acrecentar el problema del cambio climático. No obstante, este hecho tiene también una perspectiva positiva. Está en nosotros, en nuestras acciones e iniciativas, corregir esta situación.

Entre las diferentes actividades causantes del cambio climático, debemos destacar una de ellas por dos motivos. Porque es una fuente importante de emisiones y porque cada uno de nosotros podemos aportar mucho en reducir nuestro impacto en este ámbito. Se trata del transporte.

El cambio climático y la movilidad sostenible

En la web oficial del Parlamento Europeo, se explica en un artículo titulado Emisiones de CO2 de los coches: hechos y cifras la gravedad de la situación. A nivel europeo, el transporte provocó el 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Dentro de este porcentaje, más del 70% de dichas emisiones se debieron al transporte en carretera, de las cuales el 60% fueron generadas por los coches.

Estas cifras europeas son similares en el caso concreto de España. El transporte por carretera es el principal responsable de la crisis climática en nuestro país, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Cifras como que en el año 2018 el tráfico motorizado generó el 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Estas preocupantes cifras referentes a las emisiones contaminantes derivadas del transporte se deben a nuestros hábitos a la hora de desplazarnos, muy marcados por el uso irracional y excesivo del coche. Para aportar nuestro granito de arena a mejorar la situación climática, debemos trabajar en este aspecto y apostar por una movilidad más sostenible y eficiente.

Por todo ello, es imprescindible cambiar nuestros hábitos de transporte hacia otras formas de transporte más sostenibles y que no generen emisiones o las reduzcan considerablemente. De esta forma, podemos colaborar en la lucha contra el cambio climático dejando un mayor número de veces el coche aparcado cuando no sea del todo necesario y optando por desplazarnos en bici, a pie, en patinete o en transporte público, entre otras opciones.

Ojalá que, en años posteriores, podamos celebrar cada día internacional contra el Cambio Climático con mejores noticias sobre el cambio climático y sus consecuencias. Está en nuestras manos que así sea.

Share