Responsabilidad Social Universitaria: el compromiso de las universidades

Debido a la trascendencia que tienen en la sociedad sus funciones formativas, académicas e investigadoras, las universidades adquieren un compromiso que se conoce como Responsabilidad Social Universitaria (RSU). ¿Sabes en qué consiste este término? Te lo explicamos en este artículo y te traemos varios ejemplos de universidades españolas que destacan por su RSU.

¿Qué es la Responsabilidad Social Universitaria (RSU)?

La Responsabilidad Social Universitaria (RSU) es un término o concepto que está consolidándose cada vez más en el ámbito universitario español y mundial. La RSU es un modelo de gestión, evaluación, control y mejora de la calidad de las universidades que está en sintonía con el desarrollo sostenible.

Las universidades son espacios de investigación y de formación de los ciudadanos en muy diversas materias. Ante esto, lo que viene a reivindicar este concepto es que han de ser también instituciones que desarrollen su labor bajo el marco de los valores y principios de la sociedad a la que pertenece.

Es decir, las universidades cumplen una función esencial e importantísima para las sociedades al formar académicamente a sus ciudadanos. La RSU nace con la intención de que en ese proceso de formación –y también en el resto de sus funciones- la universidad no pierda de vista el compromiso y la relación que adquiere con la sociedad en cuestión.

Origen de la RSU

Según el autor Vallaeys François (2014) en su artículo ‘La responsabilidad social universitaria: un nuevo modelo universitario contra la mercantilización’ y publicado en la ‘Revista Iberoamericana de Educación Superior’, este concepto surge a principios de siglo en América Latina. Desde entonces y hasta nuestros días, se ha expandido por todo el mundo llegando también a nuestro país.

En España, cada vez más instituciones universitarias adoptan este modelo para su funcionamiento diario. La RSU, tal y como afirma François, es la forma de gestionar los impactos de las universidades atendiendo a los criterios de justicia y de sostenibilidad.

A su vez, este autor establece cuatro impactos que son propios del funcionamiento de las instituciones universitarias: externos, internos, educativos y cognitivos. Por tanto, la responsabilidad social universitaria se ocupa de que la propia universidad atienda a estos ámbitos para que su impacto sea sostenible.

La Responsabilidad Social Universitaria, equiparable a la RSC

La Responsabilidad Social Universitaria se puede equiparar, debido a su similitud, al concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) o Empresarial (RSE). Se trata de aplicar este mismo concepto al mundo universitario y adaptarlo a las especificidades de las universidades.

Al igual que ocurre con la RSC o RSE, la RSU debe atender a las cuestiones sociales de su entorno. Las universidades son un agente fundamental para el desarrollo de las sociedades en las que interactúa. Además, la RSU también se centra en los aspectos culturales –en el caso de las universidades, la relación con la cultura es mucho más evidente e intensa que en las empresas-, medioambientales y sostenibles.

Las universidades y su compromiso con el desarrollo sostenible

Las universidades, por su carácter formativo e investigador, han de prestar especial atención a los valores relacionados con la ciencia, la educación, la cultura, la libertad o la justicia, entre otros. Pero, además, las instituciones universitarias comparten con las empresas y administraciones públicas la responsabilidad hacia otros objetivos comunes más generales.

Más allá del compromiso social en materia de formación e investigación, la RSU también incluye la concordancia con valores medioambientales y sostenibles. De esta forma, las universidades han de incluir en su funcionamiento, gestión y proyectos objetivos referentes a estos valores.

Así las cosas, mediante la Responsabilidad Social Universitaria las distintas universidades se comprometen a colaborar con la consecución de objetivos sostenibles y sociales. Estos han de ser los propios de su región y también los generales como la Agenda 2030 o la neutralidad climática para 2050.

La responsabilidad social universitaria fomenta la movilidad sostenible

Ejemplos en España de la RSU: la UEX

Como se decía anteriormente, el concepto de Responsabilidad Social Universitaria nació en el año 2.000 en Sudamérica pero pronto se expande y llega al resto de países, como es el caso del nuestro. En España, encontramos numerosos casos de universidades que han adoptado y ponen en práctica esta forma de gestionar sus instituciones.

Un ejemplo es la Universidad de Extremadura, que cuenta con una Oficina de Responsabilidad Social Universitaria y la considera un “elemento de gestión clave”. Así se afirma en la web oficial de la propia UEX. El objetivo principal de esta Oficina es el de poner en marcha distintas actuaciones y acciones que permitan “estrechar las relaciones de la Universidad con la sociedad”.

La Universidad Carlos III de Madrid, comprometida con los ODS

De igual modo ocurre en la Universidad Carlos III de Madrid, en la que consideran la RSU como “la manera de situarse y comprometerse socialmente desde el ejercicio de sus principales tareas”. El eje principal consiste en integrar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la institución universitaria, según su propia página web.

Para ello, desde la Universidad Carlos III de Madrid se emprenden diferentes proyectos relacionados con distintas temáticas: becas y ayudas inclusivas, investigaciones orientadas a problemas sociales y medioambientales, voluntariado, eficiencia energética o movilidad sostenible, entre otros.

La Responsabilidad Social Universitaria en la Universidad de la Laguna

Otro ejemplo de entidad que gestiona excelentemente su Responsabilidad Social Universitaria es la Universidad de La Laguna. En su página web, dicha universidad afirma entender la RSU como “una manera de gestionar acorde con el desarrollo sostenible y la promoción de la dignidad, la justicia social, la solidaridad, la transparencia y la participación democrática”.

Además, en la misma web se incide en su importancia ya que se alude a la Estrategia Universidad 2015 (del Ministerio de Educación, año 2011). Esta hace que la RSU alcance el mismo nivel de prioridad que las funciones universitarias tradicionales –formativa e investigadora-.

Las tres dimensiones de actuación de la UJA

Por último, podemos mencionar la Universidad de Jaén (UJA). En su página web, define la RSU como “un enfoque de dirección universitaria, que debe entenderse como un elemento transversal a toda la actividad” de la institución jienense. Dicha universidad divide esta responsabilidad en tres grandes bloques o ejes de acción.

El primero hace referencia a la dimensión económica. La UJA defiende que su actividad debe ser entendida como una inversión y no como un gasto para la sociedad. Aquí se incluyen las medidas para racionalizar el gasto público bajo los criterios de eficacia y eficiencia, además de asegurar la transparencia.

En la página web de la Universidad de Jaén aparece también la dimensión social. A través de ella, se da respuesta a las “necesidades y expectativas de la sociedad”. No solo se centran las actuaciones de este segundo bloque en los grupos internos de la UJA, sino que redundan en toda la sociedad.

La tercera dimensión que vertebra la RSU de la institución jienense es la medioambiental. Esta pretende garantizar la sostenibilidad y el respeto a nuestro planeta y a su entorno más cercano durante el desarrollo de la actividad universitaria.

Estos son tan solo algunos ejemplos. No obstante, son muchas más las universidades que, repartidas por todos los puntos de la geografía española y mundial, materializan su compromiso con la sociedad y el medio ambiente a través de la Responsabilidad Social Universitaria (RSU).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *