La movilidad accesible: por unas ciudades sin barreras

Persona con movilidad reducida esperando el tren

Las etiquetas que solemos poner al concepto de movilidad suelen ser ‘sostenible’, ‘eficiente’ y ‘segura’. No obstante, es necesario tener presente que son más los calificativos que han de definirla. Debemos trabajar también por una movilidad que sea accesible e inclusiva.

La movilidad es un derecho

Estamos viviendo un cambio de paradigma en el que la movilidad tradicional está dando paso a una nueva. Esta se caracteriza por apostar por modos de transporte más eficientes y respetuosos con el medio ambiente. En la transición hacia una movilidad más sostenible, no hay que olvidarse que toda la sociedad ha de estar incluida y representada.

Precisamente, esta idea se recoge en los ejes de la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030 del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. Entre los nueve ejes estratégicos se incluye uno denominado ‘Movilidad para todos’.

En dicho eje, el Ministerio refrenda que la movilidad es “un derecho” que poseen todos los ciudadanos. Por tanto, si esto es así, las diferentes administraciones tienen la obligación de velar porque todos puedan disfrutarla.

Además de ser un derecho, en este eje estratégico se asegura también que la movilidad es una herramienta de “cohesión social”. Esto quiere decir que a través de este ámbito se consigue también que todos los individuos se sientan parte importante de la sociedad.

Movilidad sostenible y posible para todos

Uno de los principales objetivos del eje ‘Movilidad para todos’ es que todo ciudadano tenga la posibilidad de desplazarse de manera sostenible. Según el Ministerio, la finalidad ha de ser “ofrecer a todos en todas partes, soluciones de movilidad alternativas al vehículo privado”.

Esta Estrategia pretende incentivar diferentes alternativas que frenen el uso excesivo del coche privado. Entre ellas, se fomenta la movilidad activa, la compartida, la elaboración de los Planes de Transporte al Trabajo (PTT) y la intermodalidad en los desplazamientos.

Por tanto, no solo es imprescindible emprender medidas que favorezcan estas alternativas. También es indispensable que en el diseño de las estrategias y acciones que favorezcan la movilidad sostenible, se tenga en cuenta la accesibilidad de las mismas.

Esta nueva movilidad solo será real y efectiva si está al alcance de toda la sociedad y en todo momento. De no ser así, además de limitar la consolidación de la movilidad sostenible y eficiente, también se priva a los ciudadanos excluidos de un derecho como lo es la movilidad.

La movilidad accesible en España

Precisamente, otra de las metas de la Estrategia de Movilidad Segura, Sostenible y Conectada 2030 tiene que ver con la accesibilidad. En el eje ‘Movilidad para todos’, el Ministerio se compromete a garantizar los desplazamientos de personas con discapacidad y con movilidad reducida.

Esto pasa por atender las necesidades específicas de los distintos colectivos y emprender medidas útiles para dar respuesta. Un camino por el que queda aún mucho que recorrer en nuestro país.

Así lo refleja el Índice de Movilidad Sostenible de las Capitales de Provincia de España (IMSCE 2020). Según este índice elaborado por la consultora IdenCity, la media del nivel de accesibilidad en movilidad se sitúa en poco más del 55% en las ciudades españolas.

En la noticia de Europa Press sobre este resultado del IMSCE, se afirma que sigue habiendo en nuestras ciudades una gran cantidad de obstáculos y barreras para las personas con discapacidad. Entre ellas, destacan las pertenecientes al transporte público, un sector trascendental para la movilidad.

La movilidad accesible es un reto pendiente en España

Ejemplos de medidas accesibles

Si observamos las medidas que están poniendo en marcha las diferentes ciudades, encontramos varias ejemplares en materia de movilidad accesible. Por ejemplo, Valladolid tiene muy presente estos aspectos en las obras en las vías públicas. Así se afirma en el artículo Las cinco razones por las que Valladolid es una ciudad accesible de Rebeca Adalia y publicado en El Norte de Castilla.

En dicho artículo se recoge que la ciudad vallisoletana, por ejemplo, ha ampliado aceras y zonas peatonales. También ha instalado avisadores acústicos en los semáforos, fundamental para personas ciegas y mayores. Otra de las medidas que se mencionan en el artículo hace referencia a las personas con movilidad reducida. El ayuntamiento vallisoletano ha convocado subvenciones para mejorar la accesibilidad de los taxis de la ciudad a estas personas.

Otro grupo importante de acciones son las encaminadas a salvar las barreras arquitectónicas presentes en las calles. En este sentido, podemos mencionar medidas como la construcción de ascensores o puentes que salven tramos desnivelados. Por ejemplo, es lo que ha hecho el ayuntamiento de Sabiñánigo en una de sus calles que contaba con un tramo exclusivo de escalones.

También se puede mencionar a Ávila y Terrasa. Estas ciudades han sido incluso reconocidas por su trabajo en esta materia. Han logrado eliminar numerosas barreras arquitectónicas de sus calles, plazas y edificios públicos, mejorando considerablemente la accesibilidad.

En definitiva, las ciudades españolas han de trabajar en este sentido para conseguir que la movilidad no sea un elemento excluyente, sino todo lo contrario. La movilidad solo será sostenible y eficiente si también es accesible e inclusiva.

Share

2 Pings & Trackbacks

  1. Pingback: Plan MOVES III: ¿Cuáles son las ayudas para los vehículos eléctricos? - Ciclogreen

  2. Pingback: El MIV se alinea con el manifiesto de sobre “Movilidad para todos” : MOBILITY INNOVATION VLC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.