Nuevas tendencias en Responsabilidad Social Corporativa

En torno a la empresa gira una serie de conceptos, como es el caso de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Aunque quizás sea desconocida para una parte de la población, la RSC se ha erigido como un pilar fundamental para cualquier compañía. Te explicamos su importancia y las nuevas tendencias que se están dando.

Responsabilidad Social Corporativa: origen y definición

El concepto nació a mediados del siglo pasado en Estados Unidos. Según la Comunidad RSE, el economista Howard Bowen fue el primero en acuñar este término. Publicó en el año 1953 el libro Social Responsibilities of the Businessman, cuyo objetivo fue establecer las bases de la Responsabilidad Social y Corporativa. En España, el concepto llegó unos años más tardes. La RSC, que surgió en EE.UU. a raíz de hitos como la Guerra de Vietnam o el Apartheid, llegó a nuestro país a finales de la década de los 90.

Este concepto establece que la actividad de la empresa no solo debe generar el menor impacto negativo posible en su entorno, sino que va más allá. Se exige, además, que la actividad repercuta positivamente en la sociedad y en el medio ambiente. Según el Observatorio de RSC, esta responsabilidad se puede considerar como la manera de “dirigir las empresas basada en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general”. En ello hace hincapié el Grupo Arestora, que incide y recalca que la RSC no es un “comportamiento altruista” ni un instrumento “publicitario”. Más bien, la Responsabilidad Social Corporativa se corresponde a una forma de gestionar la empresa.

empleados responsables

Beneficios de la RSC para la propia empresa

Las empresas, para poder cumplir con esta responsabilidad, deben mantener un compromiso con la sociedad, tener una conducta ética y debe encajar esa RSC con sus objetivos empresariales, entre otras cuestiones. Supone, como no podía ser de otra forma, un esfuerzo considerable pero que tiene numerosos efectos positivos. Estos beneficios no solo repercuten en la sociedad y en el medioambiente, que también, sino que la Responsabilidad Social Corporativa también repercute positivamente en la propia empresa.

La ONG Ayuda en Acción destaca algunos de estos beneficios que recibe la empresa como consecuencia de su RSC:

   – Mejora la productividad de los empleados.

   -Asegura la satisfacción de los clientes, lo que a su vez beneficia la fidelización de los mismos.

   -Puede llegar a reducir costes. Por ejemplo, si se asegura el bienestar de los trabajadores, se puede reducir el coste de las bajas médicas.

Además, se pueden señalar otras ventajas derivadas de la RSC. Entre ellas, destacan la atracción de inversores, la preferencia a la hora de optar a un contrato público o la mejora de la imagen corporativa y la reputación de la empresa.

La importancia de la RSC

La Responsabilidad Social Corporativa, desde que llegase a finales de los 90 a nuestro país, ha ido adquiriendo cada vez una importancia mayor. Hoy en día, su influencia en la empresa es fundamental. Arestora Group, por ejemplo, asegura que es un factor clave en la estrategia empresarial debido a las ventajas competitivas que ofrece y a la mejora que provoca en el posicionamiento estratégico.

Además, hay que tener en cuenta que la RSC es un factor que colabora a aumentar la vida de las empresas. Así lo recoge Francisco Navarro en ‘Revista digital Inesem’, en donde expone un estudio realizado por de Geus. El análisis trata de explicar cómo existen empresas con más de 100 años de vida cuando lo habitual es que no llegue ni al medio siglo. Entre los factores, de Geus señala que uno de ellos es la sensibilidad que estas empresas centenarias tenían con respecto a su entorno. Precisamente, esto es uno de los pilares de la Responsabilidad Social Corporativa.

infografía principios rsc

Los ODS y otras nuevas tendencias en RSC

Las nuevas tendencias de la Responsabilidad Social Corporativa están marcadas por los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estos constituyen la Agenda 2030 que los países miembros de la ONU se comprometieron a cumplir. Muchas de las nuevas tendencias de la RSC que han surgido recientemente están orientadas a la consecución de alguno de los 17 ODS.

Por ejemplo, una tendencia que ha alcanzado datos muy elevados es la referente al ODS 8. La Fundación SERES, a través de la realización del V informe del impacto social de las empresas elaborado en colaboración con Deloitte, ha determinado que el 70% de las empresas españolas fomentan el trabajo decente y el crecimiento económico. En este sentido, cada vez son más las empresas que emplean las nuevas tecnologías para ofrecer a sus trabajadores facilidades como flexibilidad o nuevas metodologías de trabajo.

Por otro lado, de dicho informe se extrae también que el 49% de las empresas incluye en su RSC la promoción de una educación de calidad. Este compromiso se encuentra en consonancia con el ODS 4. Otra de las tendencias que están surgiendo en los últimos años es el fomento de la igualdad entre géneros. La reducción de la discriminación entre hombres y mujeres se aborda tanto dentro como fuera del trabajo. El 63% de las empresas del informe apuestan por ello, que ayuda a conseguir el ODS 5.

oficina rsc empleados

Otro ODS que está adquiriendo importancia es el número tres, puesto que también el 63% de las compañías emprenden acciones que fomenten una vida saludable y el bienestar universal. Entre las distintas tendencias dentro de este marco, destaca la preocupación cada vez mayor por que sus empleados cuiden de su salud. Las empresas promueven entre sus trabajadores una dieta equilibrada y la realización de actividad física, como desplazarse en bicicleta hasta el puesto de trabajo.

La reducción de la emisión de los gases de efecto invernadero, especialmente, de CO2 también preocupa a las empresas, como ya vimos en este artículo. Muchas de las grandes multinacionales apuestan por reducir en los próximos años su impacto en la huella de carbono hasta dejarlo en cero.

La economía circular constituye una de las tendencias más novedosas. Aunque aún está fuertemente implantada la economía tradicional, cada vez son más empresas las que optan por renovarse. Se están emprendiendo actuaciones tales como la elaboración de parte de sus productos a partir de materiales reciclados, o alargando la vida de los mismos con el fin de acabar con la concepción de ‘usar y tirar’.

Otras de las piedras angulares de la RSC es el respeto a los derechos humanos y al cambio climático. Según Compromiso RSE, más de la mitad de los directivos de empresas están emprendiendo medidas al respecto. Una de las más generalizadas es la inclusión de la sostenibilidad en las materias primas con las que realizan sus productos. Por otro lado, también gana fuerza la protección de los bosques y la reforestación como medida para paliar los posibles efectos medioambientales consecuencia de la actividad empresarial.