Los 5 mejores sitios para aparcar tu bicicleta

Para fomentar la movilidad ciclista, es fundamental que las ciudades cuenten con suficientes puntos de aparcamientos para poder aparcar tu bicicleta. Además, estos han de colocarse en sitios estratégicos, como instalaciones deportivas, centros educativos, etc. Solo así se conseguirá incentivar el pedaleo entre los ciudadanos.

A la hora de establecer aparcamientos para bicicletas, la administración competente puede elegir entre varios modelos. En este artículo, te enumeramos todos los tipos existentes y te mostramos las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

1. Los de tipo reja

En este ranking de aparca-bicis, exponemos los diferentes tipos de menor a mayor calidad. Y el último lugar lo ocupa el de tipo reja. Se puede definir como una especie de reja que parece no tener fin. Lo que no parece tener tampoco es apenas espacio para meter las ruedas. Si no estás atento puede ocurrir que ancles la bici de al lado a la tuya.

Este tipo de aparca-ruedas no aportan la seguridad mínima necesaria para evitar el robo de la bicicleta. El motivo es que es muy difícil o casi imposible atar el cuadro de la bicicleta a la estructura. De esta forma, al regresar a por tu bici, puede ser que te lleves el disgusto de encontrarte solo con la rueda. Es el modelo que menos garantía ofrece frente al robo y por eso ocupa el último lugar.

Aparcar tu bicicleta en un aparca-bici tipo muelle
Fuente: Urbadep

2. Los de tipo muelle modernista

Esta variante modernista del aparca-bici tipo muelle es su versión más extendida entre las distintas ciudades. En este modelo, el usuario afianza su bicicleta por su rueda trasera. La ventaja que ofrece con respecto al anterior es que ofrece más espacio entre las bicis.  

Aparcar tu bicicleta en un aparca-bici muelle modernista
Fuente: Urban Colex

No obstante, sigue dándose el mismo problema que antes. Sigue siendo muy difícil anclar el cuadro de tu bicicleta al aparca-bici, dejando libres y ‘robables’ partes fundamentales de la misma. Además, hay que sumar otra desventaja de este modelo como es la posibilidad de que perjudiquen el desviador de cambio trasero de la bicicleta.

fomentar el uso de la bicicleta en la empresa

3. El modelo de U-Invertida

Son los aparcamientos de bicicletas más clásicos y frecuentes de encontrar en las calles. Este modelo de U-Invertida representa un salto importante de calidad con respecto a los dos anteriores. Además de ofrecer más espacio entre bicicletas, es mucho más seguro y reduce considerablemente la posibilidad de robo.

Esto es posible gracias a que permite aparcar la bici con doble amarre. Para ello, son necesarios dos candados, uno para la parte delantera y otro para la zona de la rueda de atrás. De esta forma, el cuadro y ambas ruedan quedan fijados y asegurados. El inconveniente que presenta es que, en la práctica, la estructura es poco funcional para algunos tipos de candados.

Aparcar tu bicicleta en un aparca-bici u invertida
Fuente: Ayuntamiento de Madrid

4. Los aparca-bicis semicirculares

Escalando en esta clasificación, encontramos que los aparcamientos más valorados por los ciclistas son los semicirculares con barra central. La razón de su popularidad reside en dos de sus ventajas: la seguridad y comodidad.

Este modelo permite descansar la bicicleta entera sobre el mismo, con estructura tubular adaptados a casi todos los agarres y candados. Además, cuenta con una útil barra central por si necesitas un ‘extra’ de seguridad y aminorar aún más las posibilidades de robo.

Aparcar tu bicicleta en un aparca-bici semicircular
Fuente: El Digital Complutense

5. Los aparcamientos cerrados

En lo más alto del ranking, encontramos lo que podemos denominar como ‘la clase vip’ de los aparcamientos de bicicletas: aquellos que cuentan con recinto vallado. Son los más seguros frente al robo y pueden evitar que la lluvia o el frío afecte al vehículo. Este tipo de aparca-bicis añaden un recinto cerrado y acceso exclusivo a usuarios registrados.

Suelen estar controlados y vigilados por cámaras de seguridad o incluso por una vigilante. Y, por si fuera poco, lo mejor de este modelo es que normalmente cuenta con herramientas básicas para hacer un arreglo urgente a tu bicicleta e incluso aire para tus ruedas. Es un aparca-bicis de cinco estrellas.

Aparcar tu bicicleta en un aparca-bici cerrado
Fuente: Ayuntamiento de Santander

Estos son los cinco tipos o modelos de aparca-bicis que podemos encontrar habitualmente en las diferentes ciudades. Además, podemos mencionar otros como los aparcamientos en posición vertical, que suelen ser más frecuentes en oficinas o edificios privados. Cada uno de ellos tiene un nivel de seguridad diferente frente al robo, pero puedes reducir la posibilidad de sustracción de tu bicicleta siguiendo los consejos de este artículo.

Una red de aparca-bicis abundante y de calidad es esencial para fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte en las ciudades. Es fundamental que empresas y otros organismos apuesten por incorporar aparca-bicis de calidad en sus edificios, donde empleados y estudiantes puedan dejar descansando con seguridad sus queridas bicicletas cada día.

Share