¿Sabes qué es la sostenibilidad?

Mucho se habla de desarrollo sostenible, los ODS, etc. Son temas con los que estamos familiarizados. Pero… ¿Sabes realmente qué es la sostenibilidad? Es decir; ¿Cuándo una actividad se puede considerar sostenible o no?

En una ley recién aprobada por el Parlamento Europeo, se arroja un poco de luz sobre este tema. En ella, se define qué debe cumplir una actividad sostenible para ser considerada como tal.

Condiciones para ser una actividad sostenible

Para saber si una empresa, organización o cualquier actividad económica puede ser definida como sostenible debemos fijarnos en si colabora en la consecución de alguno de los seis objetivos que se recogen en la nueva ley. Según informa el propio Parlamento Europeo en su página web, los seis objetivos establecidos son los siguientes:

  1. La mitigación cambio climático.

  2. La adaptación al cambio climático.

  3. El uso sostenible y la protección de los recursos hídricos y marinos.

  4. La transición hacia una economía circular.

  5. La prevención y control de la contaminación.

  6. La protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas.

Por tanto, si una actividad empresarial desea ser considerada como sostenible debe perseguir, al menos, uno de estos objetivos. Además, no puede perjudicar de forma importante ninguno de los otros objetivos.

La sostenibilidad, gran apuesta del Parlamento Europeo

El cambio climático, la sostenibilidad, la ecología, el medio ambiente… siempre ha sido foco de atención y preocupación de la Unión Europea. A lo largo de su existencia, los países miembros se han comprometido en multitud de planes y objetivos ecológicos y sostenibles.

El Parlamento Europeo, el pasado 16 de junio, aprobó en la sesión plenaria las nuevas normas y criterios que se aplicarán a partir de ahora para considerar si una actividad económica es medioambientalmente sostenible o no. Hace ya años que se antoja como necesario conciliar la actividad empresarial con el cuidado y protección de nuestro medio ambiente.

Una preocupación que ha ido creciendo y actualizándose en los últimos años hasta llegar a una concienciación bastante considerable en cuanto a este tema. De esta forma, la sostenibilidad se ha convertido en un pilar fundamental de la responsabilidad social corporativa. Además, con esta nueva ley, el Parlamento Europeo ha rubricado el esfuerzo y compromiso de la Unión Europea en este sentido.

La sostenibilidad en la movilidad

Actividades de transición y de habilitación

En algunos casos, es complicado que ciertas actividades económicas y empresariales puedan llegar a ser sostenibles. No obstante, nos encontramos ante la disyuntiva de que dichas actividades resultan esenciales. Ante esta realidad, el Parlamento Europeo ha decidido nombrarlas como ‘actividades de transición y de habilitación’.

De esta manera se llamarán a aquellas actividades que no son neutrales climáticamente pero que, sin embargo, son necesarias para conseguir culminar la transición hacia una economía de ‘emisiones cero’. Según se recoge en la noticia publicada en la web del Parlamento, para poder ser denominada como una actividad de transición y de habilitación, esta debe mantener sus emisiones de gases de efecto invernadero en el mismo nivel que los mejores resultados de su sector.

De esta forma, se afirma en la noticia que los combustibles fósiles, como el carbón, quedan excluidos excepto el gas y la energía nuclear que sí que podrían pertenecer a este tipo de actividades dependiendo de si pueden evitar producir un daño significativo.

Por otro lado, la actualización de los criterios técnicos de selección en este sentido queda a expensas de la Comisión, que podrá renovarlos periódicamente. Antes del 31 de diciembre, deben definirse los criterios aplicables a la identificación de las actividades cuyo impacto suponga un daño importante.

La sostenibilidad y la ‘inversión verde’

La propuesta legislativa aprobada en el Parlamento Europeo recoge también al apoyo e impulso a la ‘inversión verde’. Se ha señalado la necesidad de establecer unos criterios claros sobre las inversiones verdes que tengan un doble efecto. En primer lugar, evitar que se produzca lo que han denominado como ‘greenwashing’ (‘ecoblanqueo’) y que consiste en clasificar falsamente un producto o actividad como ecológico o sostenible.

En segundo lugar, el establecimiento de dichos criterios responde a la necesidad de atraer más dinero público y privado que permita a la Unión Europea cumplir con el Pacto Verde Europeo. Uno de los puntos vitales de dicho Pacto es lograr la neutralidad de las emisiones, objetivo fijado para 2050. La Comisión estima que la cantidad necesaria para alcanzar los objetivos climáticos y energéticos fechados en 2030 asciende a 260.000 millones de euros en inversión adicional. En el pasado mes de mayo, también se aprobó una resolución parlamentaria en la que se exige que las inversiones destinadas a la recuperación tras la pandemia den prioridad al capítulo verde.

Un desarrollo sostenible real y efectivo en las empresas

Estas decisiones sirven para seguir poniendo la atención en el medio ambiente. La sostenibilidad sigue siendo uno de los ejes fundamentales de la RSC de las empresas. El compromiso que estas adquieren con la sociedad en la que desarrollan su actividad y con el medio ambiente debe ser cada vez mayor, acompañando así la apuesta cada vez más creciente que realiza la Unión Europea en este sentido.

Esta apuesta y compromiso de la UE se corresponde con la preocupación que la sociedad muestra cada vez más ante los problemas climáticos y ecológicos. Es por ello por lo que las empresas deben responder a estas exigencias sociales, para lo que es esencial garantizar que su actividad no frena sino que colabora en el objetivo del desarrollo sostenible.

Todo esto refuerza el compromiso de la Unión Europea con la sostenibilidad y la necesidad de que las empresas la incluyan como uno de los pilares en los que sostener su responsabilidad social corporativa.

Share

3 Pings & Trackbacks

  1. Pingback: Madrid apuesta por las bicicletas eléctricas - Ciclogreen

  2. Pingback: El Pacto Verde Europeo: una iniciativa ambiental - Ciclogreen

  3. Pingback: BlackRock avisa: la inversión será sostenible o no será - Ciclogreen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *