Neutralidad climática 2050: objetivo de la UE

Este objetivo de conseguir la neutralidad climática para 2050 se alinea en la lucha contra la emisión de gases contaminantes. Dichas emisiones favorecen la aceleración del efecto invernadero y, con ella, del calentamiento global.

Las causas que explican este fenómeno del cambio climático son múltiples y variadas. La industria, la agricultura, el transporte –especialmente, el uso del coche-, etc. son los principales responsables de la situación. Aunque no los únicos. Sobre estos y otros sectores está trabajando la Unión Europea para conseguir ser un continente climáticamente neutro en 2050.

El problema de las emisiones y el efecto invernadero

La actividad diaria humana provoca una serie de emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Nuestro consumo, formas de transporte, industrias, etc. generan toneladas y toneladas de gases que son altamente contaminantes. De estas emisiones derivan numerosos problemas relacionados con el medioambiente, la calidad del aire y con nuestra salud.

Estos gases contribuyen al calentamiento global a través del efecto invernadero. Este hecho tiene repercusiones muy graves y negativas sobre el medioambiente. Entre ellas, destacan el aumento de la temperatura media del planeta, sequías, inundaciones o la subida del nivel del mar, entre otras.

De esto se hace eco la BBC en su artículo titulado Cambio climático: el preocupante informe científico que alerta de cifras récord en el calentamiento global y de desastres naturales más catastróficos. Firmado por Matt McGrath, en este artículo se recogen cifras alarmantes. La temperatura global del planeta aumentó en 0’2ºC entre 2011 y 2015. Una dinámica que preocupa aún más si comprobamos que la tendencia de la emisión de gases contaminantes va en aumento. Entre 2015 y 2019, la emisión de carbono creció un 20%.

La Neutralidad Climática 2050 sólo será posible con la colaboración de todos

La UE y la neutralidad climática 2050

Ante este problema, numerosas voces vienen reclamando desde hace tiempo una acción conjunta para ofrecer soluciones. Parece que en el marco de la Unión Europea se están canalizando hasta el punto de llegar a un objetivo de lo más ambicioso. La UE se ha marcado la neutralidad climática para 2050 como una meta primordial.

En noviembre de 2018, la Comisión Europea selló su compromiso de conseguir las cero emisiones netas de gases contaminantes para la mitad de este siglo. Esta iniciativa cuenta con el apoyo del 92% de los europeos. Un compromiso que años más tarde, en 2021 en concreto, se materializaría como ley climática. Además de este objetivo para 2050, se estableció otro intermedio para 2030: reducir el 55% de las emisiones con respecto a los niveles de 1990.

Para lograrlo, las decisiones políticas europeas se toman en consonancia con diferentes objetivos concretos. Entre ellos, se puede mencionar el propósito de una economía más próspera, neutra y circular, con la inversión en tecnología y proyectos sostenibles, etc. De esta forma, se espera dar importantes avances en el objetivo de neutralidad climática 2050.

Una meta que, por otro lado, está muy relacionado con el Acuerdo de París. Dicho acuerdo pretende mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC y estabilizarlo en 1’5ºC. Además, también se incluye este objetivo de la neutralidad dentro del Pacto Verde Europeo, que persigue asentar un modelo económico sostenible en nuestro continente.

Conoce cómo colaborar para alcanzar la Neutralidad Climática 2050

Los sectores más contaminantes

El efecto invernadero se debe, en gran parte, a las emisiones de gases contaminantes provocados por la actividad humana. Pero, ¿cuáles son las actuaciones y los sectores que generan este tipo de contaminación?

El efecto invernadero no se le puede achacar solo a una parte de la sociedad. Es un problema que generamos todos y que nos afecta globalmente. No obstante, sí que hay algunos sectores que generan una mayor emisión de los gases contaminantes y que, por tanto, suponen un perjuicio mayor. Sobre ellos habrá que trabajar especialmente para lograr la neutralidad climática 2050.

El quinto informe de evaluación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) elaborado por el Parlamento Europeo y publicado en su web ofrece cifras sobre esta realidad. Desvela este informe del año 2017 sobre los diferentes sectores que el energético generó algo más del 80% de las emisiones. Por su parte, las emisiones derivadas de la agricultura supusieron casi el 9% y la gestión de los residuos ocasionó cerca del 3% de las emisiones evaluadas por este informe.

El transporte por carretera, factor de emisiones

Otro de los ámbitos que más preocupan por su elevada contaminación es el transporte. En la propia web del Parlamento Europeo, se explica en un artículo titulado Emisiones de CO2 de los coches: hechos y cifras la gravedad de la situación. A nivel europeo, el transporte provocó el 30% de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Dentro de este porcentaje, más del 70% de dichas emisiones se debieron al transporte en carretera.

Si ahondamos en este asunto, llegamos a la conclusión de que la mayoría de las emisiones de gases contaminantes relacionadas con el transporte por carretera responden a nuestros desplazamientos diarios. En el mismo artículo del Parlamento Europeo antes mencionado, se asegura que el 60% de las emisiones producidas por el transporte por carretera corresponden al uso del coche. Este porcentaje contrasta con el 26% que generan los vehículos pesados y con el 13% que supone la aviación civil o la navegación.

Por tanto, este objetivo de conseguir un continente climáticamente neutro para 2050 requiere del esfuerzo de toda la sociedad y de cada uno de nosotros. Para ello, es necesario que tanto las autoridades locales, autonómicas y nacionales como las empresas, pasando por los ciudadanos, dediquen parte de sus esfuerzos a reducir las emisiones de gases contaminantes derivadas de sus actividades y desplazamientos.

Share