Madrid apuesta por las bicicletas eléctricas

carril bici sobre carretera de asfalto

El Ayuntamiento de la capital madrileña aumentará desde esta semana su flota de bicicletas eléctricas sin base fija. Esta iniciativa está enfocada al incentivo de la movilidad sostenible en detrimento de otras formas de transporte más contaminantes. De las 3.900 bicicletas eléctricas nuevas “free floating”, 1.900 serán utilizadas fuera de la M-30 y el resto, dentro de la misma. Los seis operadores, Brikty; Secure Potential System, Mobilitas Futurus, Ride On Consulting; Idribk Spain, y BiciMAD Go, de la Empresa Municipal de Transportes, son las empresas encargadas de desplegar la nueva flota de bicicletas eléctricas.

Los plazos para que dicha flota esté disponible para los usuarios se dividen en dos. Las seis empresas en cuestión han de desplegar al menos el 50% de sus vehículos antes del uno de septiembre. El segundo plazo para que la mitad restante de los vehículos estén a disposición de los usuarios se prolonga hasta el uno de noviembre.

En la nota de prensa que ha publicado el Ayuntamiento de Madrid, se recoge el compromiso del consistorio por favorecer “el impulso de la movilidad ciclista en la ciudad”. Se asegura que incentivar este tipo de movilidad constituye “un medio para contribuir a incrementar la sostenibilidad medioambiental«. Además, también se pretende «mejorar y diversificar la oferta de transportes y reducir el impacto en las emisiones contaminantes de la atmósfera asociado al tráfico rodado”.

Beneficios bicicletas eléctricas

Un aumento de la flota mayor de lo esperado

En un primer momento, los seis operadores solicitaron un número mayor de bicicletas de lo que finalmente se han otorgado. Ha sido la Dirección General de Gestión y Vigilancia de la Circulación, dependiente de Medio Ambiente y Movilidad, el organismo que ha ajustado el límite de autorizaciones a los criterios de la resolución pública.

Según la nota de prensa, la determinación del límite máximo se ha basado en el artículo 85 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible (OMS). Esta establece que las bicicletas y vehículos de movilidad urbana (VMU) ligados a una actividad de explotación económica no podrán ocupar más del 50 % de las plazas existentes en una reserva de estacionamiento. Madrid dispone de un total de 9.600 plazas. Esta cuantía inicial autorizable garantiza la seguridad vial y asegura el libre mercado y la libre competencia efectiva.

Aparcamiento para bicis y bicis eléctricas que fomenta la movilidad sostenible

La importancia de cuidar la calidad del aire

Madrid es una de las ciudades más castigadas por la contaminación atmosférica y la problemática medioambiental. En los últimos años, los esfuerzos se han centrado en mejorar la calidad del aire a través de la reducción de las emisiones de gases contaminantes. En este sentido, el transporte por carretera –en especial, el uso del coche- es uno de los factores que más contaminación genera.

Por ello, con esta nueva flota de bicicletas eléctricas, el Ayuntamiento aumenta la oferta de opciones de movilidad sostenible para sus ciudadanos. Se trata, por tanto, de una medida encaminada a reducir el uso del coche en favor de otras formas de transporte mucho menos contaminantes y más respetuosas con el medioambiente.

Apostar por vehículos menos contaminantes que el coche trae consigo numerosos beneficios, tales como reducir la contaminación atmosférica, mejorando así la calidad del aire que respiramos. Estos beneficios medioambientales generan a su vez otros de carácter social, ya que con un aire más limpio se mejora la salud de todos gracias a la reducción de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.